¿Qué es el visual merchandising?

¿Has oído hablar de visual merchandising y te gustaría aplicarlo a tu negocio para optimizar tus ventas? A continuación te explicamos en qué consiste y cómo puedes utilizarlo en tu negocio para mejorar su imagen, captar más clientes, conseguir un mejor posicionamiento en tu sector y lograr vender más.

Qué es el visual merchandising

Cuando hablamos de visual merchandising estamos haciendo referencia a toda la imagen de una marca o firma en un punto de venta físico. Esto incluye todos los elementos de la tienda y para llevarlo a cabo de forma eficiente se deberá cuidar al detalle desde la fachada del establecimiento hasta cualquier rótulo pasando por la entrada del comercio, por el escaparate, por la música y sobre todo por la experiencia que el cliente experimentará en la tienda. También se deben valorar desde las sensaciones que se busca despertar en éstos hasta todos los sentimientos que esta experiencia puede llegar a suponer para ellos.

Los profesionales del visual merchandising deben orientarse en exhibir de la mejor forma posible todos los productos para crear una buena imagen de marca conformando unos espacios únicos en los comercios o en los diferentes puntos de venta. El visual merchandising debe representar toda la identidad de la firma utilizando todos los recursos que pueda y se puede aplicar en todo tipo de tiendas, desde las de moda hasta las de diseño pasando por las de alimentos.

Consejos para lograr un visual merchandising exitoso

A la hora de desarrollar un buen visual merchandising se deben tener en cuenta algunos puntos muy interesantes. Lo primero a valorar es que el producto debe ser el elemento principal de la historia. Los productos son los protagonistas y a partir de aquí se debe adaptar todo el ambiente para crear una imagen ideal en la tienda. Se tendrá que valorar la iluminación, los muebles y el resto de adornos decorativos, la música, los colores e incluso los olores, pero siempre teniendo en cuenta que los protagonistas deben ser los productos. Es decir, el resto de elementos deben de animar a los clientes a probar, conocer y en última instancia comprar tus productos.

Por todo ello, sin duda resulta clave organizar los productos de forma eficiente por lotes, estilos, formatos… No mezcles productos que no tenga sentido que estén juntos o la experiencia de compra puede llegar a ser confusa para los clientes. El visual merchandising debe ser por tanto, además de eficaz, eficiente y debe contribuir a ordenar las ideas de los consumidores.

Pero por mucho que organices de forma perfecta tus productos y mimes al detalle la presentación no deberías olvidarte de presentar los precios muy claros ya que sin duda esto será básico para hacer mucho más sencillas y cómodas las experiencias de tus clientes facilitando que finalmente formalicen sus compras.

En cuanto a los colores deberás elegir siempre aquellos que combinen con tu marca o formen parte de tu estrategia comercial, así como también podrás añadir otros colores que estén de moda siempre y cuando combinen y vayan acorde con tu firma o establecimiento. La iluminación es otro básico ya que puede contribuir a aportar un toque especial y diferente tanto a la tienda en general como a todas las mercancías. Sin duda este punto del visual merchandising es la clave para generar mucho valor de marca y debe contribuir a que los clientes se sientan cómodos y acogidos en todo momento.

Te recomendamos también que siempre que puedas utilices adornos, fotografías e incluso todo tipo de recursos audiovisuales si es que puedes hacerlo a fin de emocionar a tus clientes, de llamar su atención y de lograr que, más allá de tus productos, la experiencia de compra se convierta en un recuerdo que nunca olviden y que les anime a volver a tu tienda.

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

También te podrá interesar